Apuestas Deportivas de Brasil: Integridad y Política de protección

Después de la liberación de apuestas deportivas en Brasil, el gobierno federal pasa a tener nuevos desafíos

Después de la liberación de apuestas deportivas en Brasil, el gobierno federal pasa a tener nuevos desafíos, como cuidar de la integridad del deporte y crear una política de protección a los vulnerables a disturbios relacionados con las apuestas.

Para el abogado Pedro Trengrouse, la detección de la manipulación de resultados debe ser prioridad y la reglamentación debe prever mecanismos de detección y prevención, incluyendo centralización de datos para monitoreo permanente de los patrones de las apuestas.

A pesar de la prohibición vigente en el país, a unos 500 sitios web basados ​​en el extranjero, ya reciben apuestas brasileñas, y las grandes casas de apuestas europeas tienen páginas en portugués. Después de la regulación, podrán obtener autorización para explotar legalmente el juego en Brasil.

Pedro Trengrouse, responsable de la propuesta sobre el tema que fue aprobada Congreso Nacional, destacó que la regulación de las apuestas deportivas necesita ser inteligente y eficiente, protegiendo la integridad del deporte, dando seguridad a los apostadores y creando una red de protección a las personas vulnerables.

A partir de ahora, el Ministerio de Hacienda tendrá que definir los detalles de la explotación del juego. El plazo para que esto ocurra es de dos años, pero debe concluirse en 2019.

Según Trengrouse, profesor de la FGV y especialista en regulación del juego por la Universidad de Nevada, en Estados Unidos, la integridad del deporte en el país necesita ser monitoreada por un órgano independiente para evitar la manipulación de resultados. Países de Europa, como Francia y España, tienen sus órganos estatales de vigilancia del mercado.

Brasil ya es blanco de las mafias internacionales de apuestas. En 2016, la Policía Civil de São Paulo, arrestó a nueve sospechosos de haber participado en un esquema de manipulación de resultados en las Series A2 y A3 del Campeonato Paulista, además de divisiones inferiores del Norte y del Nordeste.

El grupo beneficiaría a los delincuentes en las bolsas de apuestas de Asia. Líder de la cuadrilla en el país, Anderson Rodrigues dijo que actuaba bajo la dirección de apostadores de China, Malasia e Indonesia.

El caso más famoso de manipulación de resultados en el fútbol brasileño fue en 2005, cuando 11 partidos del Campeonato Brasileño apitados por Edilson Pereira de Carvalho fueron anulados tras la revelación del escándalo de arbitraje que se conoció como “mafia del silbato”.

El ex árbitro confesó haber participado en un esquema de manipulación de resultados del torneo para favorecer apostadores en internet.

La FIFA ya monitorea los patrones de las apuestas hace casi una década en sus torneos. Desde el año pasado, la CBF empezó a hacer lo mismo en las Series A, B, C y D del Brasileño.

Para Trengrouse, el órgano responsable del monitoreo de las apuestas tendrá que recibir alertas obligatorias de operadores sobre apuestas inusuales (un gran volumen de dinero en una apuesta improbable) y desarrollar requisitos para impedir que las personas involucradas apuesten en sus deportes.

Los jugadores, entrenadores y dirigentes deberán estar prohibidos de apostar.

La legislación criminal también debe perfeccionarse para contemplar los crímenes cometidos por las mafias, según el profesor. En 2005, el árbitro que confesó fraude resultados para beneficiar a los apostadores no fue castigado por falta de legislación específica.

Gobierno federal puede recaudar R $ 1 mil millones por año con apuestas

La reglamentación también ayudaría al gobierno federal a recaudar con las apuestas. Si no hay ninguna franja de exención, la tributación sobre premiación podría rendir cerca de R $ 1 mil millón, considerando el movimiento actual de ese mercado en Brasil.

Para operar legalmente en el país, las grandes casas también pagarían al gobierno para tener la licencia. El valor no sería muy alto, bajo riesgo de no atraer a las grandes del mercado, que hoy ya operan libremente en el país, incluso sin una licencia nacional.

Actualmente, los clubes se benefician con patrocinios. En la primera división del fútbol inglés, la mayoría de los equipos estampa marcas de grandes casas en sus uniformes.

Con la caída de la recaudación de los televisores, los principales financiadores del deporte, los grandes clubes de Europa y las cuatro mayores ligas de Estados Unidos (baloncesto, fútbol americano, hockey y béisbol) reclaman una participación en el porcentaje de la facturación de las casas de apuestas.

En la última Copa del Mundo, disputada a mediados del año en Rusia, el mercado movió unos 135 millones de euros (unos 600 millones de euros).

De la misma manera que en los años 1970 los clubes cobraron de los televisores para transmitir sus juegos, ahora es la hora de la caída de brazo con las empresas de apuestas. O ellos defienden esa causa o nadie hará.

Fuente: GMB / Folha de São Paulo

LMG+ 02/01/2019

Nota PreviaSiguiente Nota
X